Las imágenes y el texto que acompañan a tus productos en un marketplace pueden marcar la diferencia

Tener excelentes productos y precios justos son elementos indispensables, incluso básicos para tener éxito en eCommerce. Pero los productos no se venden solos. Por esa razón, debes pensar detenidamente en las estrategias que empleas para convencer a la gente de que compre tus productos.

De acuerdo al último Reporte de Hábitos del Consumidor en Línea, publicado por la AMVO, el 39% de usuarios señala que la principal ventaja de comprar en una tienda física es la posibilidad de ver y tocar el producto el momento de la compra. Mientras que las promociones y descuentos, junto con la variedad y el potencial ahorro de tiempo son las principales razones para comprar en línea.

Mucho antes que una campaña publicitaria, la carta de presentación de tus productos, ya sea en un marketplace o en tu propio eCommerce, son las fotos y el texto que acompañan al producto.

Las imágenes y las palabras son una oportunidad única para enganchar a tu audiencia. Parece obvio, pero muchos vendedores se quedan cortos al plantear la descripción—textual y visual—de cada uno de sus productos.

Para que no caigas en el mismo error, Cajanauta.com ha preparado una serie de dos blogposts con prácticas que te pueden servir de guía al ubicar un artículo en un listado de ventas. En esta primera parte nos ocuparemos de la fotografía.

Las buenas imágenes atraen miradas

Al comprar en línea, los consumidores están buscando pruebas de calidad y una foto es la única forma de mirar el artículo. Por esa razón, siempre es recomendable contratar un fotógrafo profesional para retratar tu producto.

Ahora, si eres del tipo DIY (hazlo tú mismo, por sus siglas en inglés) o si cuentas con un fotógrafo, es importante tomar en cuenta que la foto de un producto también refleja la imagen de tu marca.

“Todos hemos escuchado hablar de la primera impresión, una imagen mental que hacemos en el primer encuentro con una persona. El mismo principio debe ser utilizado para cada uno de los productos listados en un marketplace”, afirma Juan Diego Bermeo, co-fundador de Cajanauta.com.

Dos tipos de fotografía de productos

En la fotografía de productos, generalmente nos encontraremos con dos tipos de imagen: los primeros planos, con un color sólido de fondo; y las fotografías en contexto. Idealmente tu producto debe contar con las dos.

Es recomendable incluir más de una imagen como la anterior. Recuerda que en un eCommerce el potencial comprador no puede tomar el producto en sus manos y examinarlo. Por eso debes utilizar ángulos distintos. De esta manera proporcionarás una idea más clara de cómo luce tu producto. Lo más seguro y recomendable es utilizar un fondo blanco, pero si va bien con tu marca, también puedes experimentar con otros colores.

La fotografía en contexto, por otro lado, puede comunicar una idea sobre el uso del producto. Al relacionarse con la realidad, además, hace posible una conexión entre la audiencia y la imágen.

La fotografía en contexto requiere más cabeza, una composición más compleja y sobre todo un buen ojo. Amadeuz Lópes, co-fundador de Cajanauta.com sugiere tomarse un tiempo para pensar en una imagen en contexto y lo que deseas comunicar con ella. “Prepara tu producto, el escenario y realiza un par de pruebas. Si la foto no sale como pensaste, no la utilices”, agrega.

Cámara y lente

Pese a que la fotografía en celular ha ganado terreno, todavía no tiene la capacidad de competir con calidad de imágenes de una DSLR. La principal razón son los lentes. Aunque también puedes conseguir lentes para un smartphone, una cámara siempre puede más.

De hecho, el lente es más importante que la cámara que usas. Una distancia focal más amplia puede ser útil para sacar imágenes en contexto, mientras que las fotografías del producto requieren un aspecto nítido. Es recomendable contar con un lente de distancia focal variable, es decir que permite ajustar el ángulo de visión, también conocido como zoom óptico. Una buena opción para empezar es el básico 18-55.

Luz

Todo fotógrafo sabe que la iluminación es crucial para obtener un buen resultado. Existen complejos sistemas de iluminación, tanto para estudio como para locación. Sin embargo, la mejor luz que puedes obtener es la luz natural, que además es gratis.

Procura fotografiar tus productos en la mañana o en la tarde, cuando el sol no pega directamente, pues así evitas las sombras pronunciadas. Si su sesión fotográfica es en interiores, procura ubicarte cerca de una ventana y utiliza un reflector, una cartulina blanca o papel aluminio para reflejar la luz, pues de este modo la iluminación no viene de un solo punto.

Si prefieres iluminar artificialmente, emplea la técnica de iluminación de tres puntos. Consiste en una luz principal frente al objeto, que es la que determina el aspecto de la fotografía; una luz de relleno, para suavizar las sombras; y una contraluz, para separar al elemento del fondo. Tu fotógrafo debe conocer la técnica, y si lo haces tú mismo, un tutorial te puede explicar los detalles.

Trípode

Las imágenes borrosas usualmente vienen del movimiento, en este caso de la cámara, a menos que tu producto se mueva. Para evitar este inconveniente y obtener una fotografía limpia, usar un trípode es mandatorio. Pide a tu fotógrafo que utilice uno o invierte en tu propio trípode.

Consistencia

No está de más mencionar que la coherencia entre las imágenes de tus productos y tu marca es vital. De la misma manera, la consistencia entre foto y foto pueden marcar la diferencia entre un eCommerce confiable y uno descuidado.

Establece una serie de pautas para todas las fotografías de tus productos. Ésta puede incluir un listado de ángulos y encuadres; distancia, para no crear confusiones sobre el tamaño; las dimensiones de la imagen digital y la alineación, que puede ser horizontal, cuadrada o vertical. Lo importante es ser consistente y estandarizar la producción de imágenes.  

El buen Photoshop

Por más bueno que seas tú o tu fotógrafo, una imagen nunca queda lista directamente desde la cámara. Para obtener la nitidez y brillo que buscas, es necesario retocar la imagen. Existen varios programas que te permiten extraer el fondo de una fotografía y ajustar brillo, sombras, exposición, tamaño, etc. El más destacado editor de imágenes es Adobe Photoshop.

Aunque las posibilidades de edición de tus fotografías son infinitas, debes tener cuidado de no modificarlas demasiado para evitar un aspecto engañoso.

Si no tienes una licencia Adobe, puedes optar por alternativas gratuitas como Photoshop Express u otros editores avanzados de código abierto, como GIMP.

Tutoriales

Este blogpost menciona algunos elementos clave para la fotografía de productos, pero no profundiza en los aspectos técnicos. Si cuentas con un fotógrafo profesional no necesitas más que los conceptos básicos para dirigir su trabajo. Pero si capturas tus propias imágenes, te recomendamos mirar uno que otro tutorial—existe una gran selección en YouTube—para capacitarte en los distintos aspectos aquí mencionados. Por ejemplo la iluminación de tres puntos, balance de blancos, ajustes básicos de edición, o más avanzados, como quitar el fondo de una imagen.

Finalmente, recomendamos practicar y no subir imágenes hasta obtener un resultado óptimo y replicable. En la segunda parte de esta serie, hablaremos sobre otro elemento vital: el texto que acompaña a tus productos. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *